Qué son los prebióticos

¿Qué son los prebióticos? Datos importantes

Todos los alimentos tienen un impacto en el organismo, algunos son más beneficiosos que otros y unos, simplemente, favorecen cierto tipo de procesos y microorganismos. Tal es el caso de los prebióticos, un tipo de fibra indispensable para mantener un intestino saludable.

Pero ¿cuál es la función exacta de los prebióticos?, ¿qué beneficios aportan a la salud?… Para saber más respecto al tema, continúa leyendo este post.

¿Qué son exactamente los prebióticos?

En pocas palabras, los prebióticos son fibras alimenticias empleadas por la microbiota intestinal para estimular el crecimiento natural de las bacterias sanas a nivel intestinal.

Igualmente, pueden definirse como ingredientes no digeribles de los alimentos funcionales, que son esenciales para mantener el equilibrio del organismo.

A grandes rasgos, los prebióticos están presentes en variedad de frutas y verduras, sobre todo en aquellos que contienen fibra y otros carbohidratos complejos. En esencia, este tipo de carbohidratos son los que utilizan las bacterias buenas para alimentarse y mantener el correcto funcionamiento en el tracto intestinal.

Hoy en día, también existen suplementos con prebióticos o productos que favorecen al crecimiento de cierto tipo de bacterias.

De cualquier manera, la lista de alimentos que poseen prebióticos naturales es bastante extensa, por tanto, es sumamente fácil integrarlos a la dieta. Algunos de ellos son: 

  1. Alcachofas
  2. Bananas
  3. Cereales como el trigo y la cebada
  4. Legumbres
  5. Ajo
  6. Espárragos
  7. Cebolla, entre otros.

¿En qué se diferencia los prebióticos de los probióticos?

La diferencia principal entre ambos está en que los probióticos son microorganismos; estos proporcionan un beneficio para la salud cuando son administrados en cantidades correctas. En cambio, los prebióticos aluden a un tipo de sustrato no sintetizable que estimula la actividad bacteriana de microorganismos que habitan en el cuerpo.

Por supuesto, también existen diferencias en función del uso y las ventajas que se puede obtener a través de los probióticos y prebióticos.

Con relación a las ventajas asociadas a los probióticos, en general, estos se emplean para regenerar la microbiota intestinal. También en mujeres para prevenir la mastitis durante la lactancia y otras enfermedades a nivel del sistema digestivo.

Por otro lado, la ventaja de los prebióticos es que poseen facultades laxantes, debido a su capacidad para incrementar el peristaltismo. Conjuntamente, son ideales para la prevención y combatir el síndrome metabólico, malestares intestinales, estreñimiento, la obesidad, etc.

Cabe destacar que, a pesar de las diferencias, los prebióticos son necesarios para que los probióticos trabajen de forma correcta. Esto se debe a que los prebióticos son el alimento principal de los probióticos

Características principales

Algunas de las características esenciales que deben cumplir los alimentos para entran en la categoría de los prebióticos son:

  • Que no sean afectados por la acidez gástrica.
  • Evitar ser absorbidos por la parte superior del tracto intestinal (esto incluye el esófago, estómago y el duodeno).
  • Ser resistente a la hidrólisis por enzimas digestivas.
  • Favorecer un estímulo selectivo de cepas de bacterias beneficiosas que se encuentran en el intestino.
  • Inducir efectos en la composición y actividad de la microbiota intestinal.
  • Mejorar la inmunidad para evitar riesgos por invasión de patógenos.

¿Qué beneficios aportan para la salud?

Además de ser una fuente de energía fundamental para los microorganismos del intestino, los prebióticos suponen múltiples beneficios para el organismo, por ejemplo:

  • Incrementa el número de bacterias provechosas en el colon.
  • Mejora la absorción de minerales esenciales, como: calcio, hierro, magnesio y zinc.
  • Acortan la duración del tránsito intestinal al aumentar la producción de heces, por tanto, previenen síntomas de una mala digestión como el estreñimiento.
  • Reduce la presencia de lípidos y minimiza los niveles de amoníaco en la sangre.
  • Favorece la fermentación cólica.
  • Ayuda a disminuir la glucemia o la insulinemia después de ciertas comidas.
  • Produce vitaminas y enzimas digestivas necesarias para la microbiota.

¿De qué manera pueden sumarse los prebióticos a la dieta?

La mejor forma de incorporar los prebióticos a la dieta es consumir alimentos tradicionales, es decir, comidas a base de verduras, cereales y legumbres.

No obstante, es importante consumir alimentos prebióticos en cantidades correctas, puesto que ingerir estos en exceso puede acarrear problemas como flatulencias. 

La dosis recomendada para sacar provecho de los efectos positivos de los prebióticos es de 25 gramos de prebióticos por día.

Espero que esta información sea de ayuda para ti y que puedas darle un mejor uso a este tipo de recursos. Si lo que necesitas es asesoramiento nutricional personalizado, no dudes en contar con mi servicio de nutricionista en Donostia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *